ÚLTIMAS NOVEDADES

Un Blog dental donde encontrarás todos los aspectos que tienen que ver con nuestro trabajo, consejos y las últimas novedades del mundo odontológico.

4 CONSEJOS PARA CUIDAR TU SALUD BUCODENTAL ESTE VERANO

Como hemos comentado en alguna ocasión, debido al calor, durante estos meses aumenta el consumo de zumos y de bebidas carbonatadas, energéticas y alcohólicas, así como de helados. Las comidas también serán más copiosas y fuera de nuestra casa con mayor frecuencia. Y, por último, a veces no cumplimos con la rutina del cepillado diaria como deberíamos. Todo esto puede provocar la proliferación de bacterias en la boca que contribuyen a que se pueda producir un aumento de patologías bucodentales tales como la caries o la gingivitis que pueden llegar a causar en el paciente halitosis, sangrado de encías o hipersensibilidad dental.

Por eso te dejamos cuatro consejos para que no descuides tu salud dental en verano y mantengas una sonrisa radiante y sana.

1. Mantén una buena hidratación

“Para combatir la sed, lo más recomendable es beber agua, a ser posible, dos litros al día, además de tomar alimentos como verduras y frutas, que ayudarán a mantener la hidratación corporal.  Si el organismo está bien hidratado, la calidad de la saliva será la adecuada para proteger los dientes”.

 

2. Controla la alimentación

Con el consumo de bebidas alcohólicas, azucaradas y carbonatadas, así como de helados y zumos se generan una serie de ácidos en la boca que pueden llegar a desmineralizar los dientes y dañar el esmalte dental. Esto hace que la dentadura quede más desprotegida ante el ataque de bacterias causantes de la caries y que aumenten las manifestaciones de hipersensibilidad ante la ingesta de alimentos o bebidas frías.

Es mucho mejor apostar por la fruta natural, melón, sandía, pomelo, piña… todas ellas son opciones deliciosas y que apetecen especialmente en verano.

Controla que comes de forma saludable y no abuses de la comida basura o le pasará factura a tu salud.

 

3. Extrema las precauciones en determinados deportes

Con el buen tiempo también aumenta la práctica de deportes al aire libre. El ejercicio es una actividad muy saludable, poca gente sabe que una mala salud oral afecta al rendimiento deportivo.

Practicar determinados deportes sin tomar las medidas de prevención adecuadas puede ocasionar fracturas tanto dentarias como de los maxilares. 

Del mismo modo, una mayor actividad física puede provocar la pérdida de hidratación que junto a la tendencia a respirar por la boca cuando se practica deporte hace que el flujo salivar disminuya y la boca quede más desprotegida frente al ataque de bacterias y ácidos. Además, hay que señalar que otros elementos como el cloro de las piscinas pueden alterar también el pH favoreciendo la desmineralización de los dientes. Para ayudar a proteger la boca y re-mineralizar los dientes se recomienda  el uso de dentífricos y colutorios con flúor.

Y para quienes practican deportes subacuáticos, cabe advertir que el uso de boquillas y snorkel puede alterar la fisiología natural de la boca pudiendo interferir, por ejemplo, en una ortodoncia fija o provocar dolores de cabeza por las posiciones anormales y forzadas de la articulación temporomandibular.

En cuanto a la protección solar, al igual que en el resto del cuerpo, no hay que olvidar proteger también los labios de la excesiva exposición al sol con un fotoprotector para ayudar a prevenir así el cáncer en esta parte de la boca.

 

4. No descuides tu higiene bucodental

En verano, debido a que solemos estar más tiempo fuera de casa, la mayoría suele descuidar más el cepillado diario. Por eso, si vamos a pasar todo el día en la playa o haciendo turismo, es importante que llevemos a mano un kit de aseo que incluya, al menos, pasta, cepillo de dientes e hilo dental. Así evitaremos que una repetida mala higiene bucal pueda producirnos problemas como las caries o la gingivitis.

De forma excepcional, en aquellos casos de olvidos o en los que la limpieza no fuera posible, podría recurrirse a los chicles sin azúcar y con xilitol después de comer ya que aumenta el pH bucal dificultando la acción agresiva de las bacterias, estimulando la salivación y ayudando a expulsar de entre los dientes los restos de comida. No obstante, hay que aclarar que el chicle debe ser el último recurso y que, en ningún caso, sustituye al cepillado por lo que éste deberá hacerse en cuanto sea posible. Su consumo debe realizarse de forma moderada, y no deberá masticarse más de 20 minutos, estando desaconsejado en pacientes con ortodoncia o con determinados problemas en la musculatura maxilofacial (como el bruxismo). De esta forma, los chicles sin azúcar y con xilitol, junto con los enjuagues con colutorios, podrían ser alternativas de emergencia que podrán utilizarse de forma puntual en caso de un posible olvido o cuando no sea posible realizar una limpieza.

 

Acudir periódicamente al dentista y seguir sus pautas y consejos nos ayudará a mantener nuestra boca en buen estado durante todo el año.

 

 

Si tienes alguna duda o consulta llámanos o solicita una visita y nuestro equipo te atenderá de forma personalizada. En Dentaluz estaremos encantados de ayudarte y responder a todas tus inquietudes. Tlf: 959 075 456 / 673 762 103

Compártelo con tus amigos: